dissabte, 29 d’agost de 2009

this is Caroline.
Carolinaherreranewyork
Carolinadelnorte
Carolinatrátamebiennomehagassufrirnomearranqueslapiel
(com desitgin, triin i remenin)
I hear strange music.
Blue skies will come back soon.
I am leaving this place. i ja podré dir. ara sí. visc-a-barcelona.
this is how the cookie crumbles .
però viena mola més .
més que les imatges de windows.
igual que la caroline.
la caroline ja no hi és. sie ist zu Hause. Zu ihre Hause. not mine, not at all.
I miss Carolinadelnort and her blond hair and her blue eyes and her strange smile and her words:
"Anna, I think I feel a bit drunk".

dilluns, 24 d’agost de 2009

Número , Mario Benedetti


Así se llamaba una revista literaria que publicamos en Montevideo en el 51 o el 52. Éramos seis, sólo quedamos dos, y no sé hasta cuándo. A tres del equipo la parca vieja los sacó de la troya y se fueron con su honestidad en la maleta. Otro se metió en otro rumbo, sin maleta y sin honestidad. Hicimos cosas; con acierto o con fallos, hicimos cosas. Ahí quedaron escritas, editadas, memorias más o menos, todas con un poquito de alma, intentando ayudar a respirar. ¿Quién fue cada uno, quiénes fuimos todos o casi todos? Poéticos o prosaicos, en el filo del día, de la noche, del año. Anduvimos estrictos, con cautela, por la vereda rota de aquel tiempo, metidos en los libros con los libres, en ceremonias colectivas que nos dejaron (y dejaron) algo. Los ojos de uno eran reflejo de otros, y nadie se engañaba, cada uno en lo suyo. A veces la nostalgia se mete en mis insomnios y recorro las huellas, las de todos. Con honores y horrores, con idiomas de afuera y el lenguaje de adentro, cruzábamos las puertas y los puentes, mientras otros quedaban en la orilla sin nombre. Éramos seis. Sólo quedamos dos, y no sé hasta cuándo.

dimecres, 12 d’agost de 2009


jo mai mai... he penjat una bandera pirata al castell dels moros.